Internacional

España, Irlanda y Noruega hacen historia al reconocer a Palestina como Estado

Hasta ahora Suecia era el único país en reconocer a Palestina como Estado siendo miembro de la Unión Europea. Otros seis países lo habían hecho antes de unirse al bloque.

España, Irlanda y Noruega anunciaron este miércoles su decisión de reconocer a Palestina como Estado a fin de mes, un paso que evidencia la división en la Unión Europea (UE) y eleva la temperatura rumbo a las elecciones del Parlamento Europeo. Los comicios, que se realizarán del 6 al 9 de junio, podrían consolidar la creciente influencia de los partidos de extrema derecha, por lo que algunas fuerzas políticas tradicionales ya abren la puerta a alianzas puntuales con algunos de esos movimientos.

Apoyo a la solución de los dos Estados

El presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, declaró ante el Congreso que costó mucho tiempo y esfuerzo que los 27 Estados miembros de la Unión Europea pidieran “un alto el fuego en Gaza” y reiteraran “su apoyo la solución de los dos Estados”, el israelí y el palestino, pero “debemos ser sinceros y reconocer que no es suficiente”. Sánchez, quien por meses negoció con otras capitales europeas para tomar este paso, anunció que España reconocerá al Estado palestino el 28 de mayo y aseguró que la política de “dolor y tanta destrucción” del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, pone “en peligro” la solución de dos Estados.

El primer ministro de Irlanda, el centroderechista Simon Harris, dijo que Israel “no pierde nada” con el reconocimiento de Palestina y rechazó que esta vía incentivará el terrorismo, como sostiene Tel Aviv. Por su parte el primer ministro noruego, el laborista Jonas Gahr Store, dio también la fecha del 28 de mayo como la del reconocimiento y apuntó: “No puede haber paz en Medio Oriente sin que Israel y Palestina tengan su propio Estado, es la única solución real al conflicto”.

España, Irlanda y Noruega esperan ser imitados por otros países europeos. En marzo los líderes de Eslovenia y Malta firmaron en Bruselas un comunicado conjunto con Madrid y Dublín, expresando su deseo de dar el mismo paso. Hasta ahora Suecia, que tuvo el gesto en 2014, era el único país en reconocer a Palestina como Estado siendo miembro de la UE. República Checa, Hungría, Polonia, Bulgaria, Rumania y Chipre lo habían hecho, pero antes de unirse al bloque.

La cuestión del Estado palestino, reconocido por 142 de los 193 Estados miembros de la ONU según la Autoridad Palestina, divide aguas en la UE. El canciller francés, Stéphane Séjourné, dijo que el reconocimiento de Palestina “no es un tabú para Francia”, pero que no era un buen momento para hacerlo. Alemania, que también defiende la solución de los dos Estados, considera que un reconocimiento de Palestina debe ser resultado de negociaciones directas entre las partes en conflicto.

María Victoria Álvarez, docente de la cátedra Jean Monnet en la Universidad Nacional de Rosario, reconoció que el Parlamento Europeo, que irá a elecciones en dos semanas, siempre tiene en agenda temas de relaciones exteriores. “Por más que no legisle porque eso es competencia de los Estados miembros, el Parlamento Europeo emite declaraciones que tienen que ver con distintas cuestiones que pasan en el mundo. El Parlamento siempre intenta tener una posición respecto a lo que ocurre en el mundo, es parte de su agenda, sobre todo en materia de derechos humanos”, explicó Álvarez.

Para el Embajador Adjunto de la Unión Europea en Argentina, Erán Nagan, lo esencial en los próximos cinco años (lo que durará el mandato del nuevo Parlamento europeo) va a ser “la defensa militar europea, aparte del paraguas de la OTAN”. Sin embargo Nagan aclaró que “Europa es casi el tamaño de Argentina, no puede permitirse encerrarse en sí misma”, por lo que “si todavía hay un mundo globalizado, en Europa hay que tener un papel activo como jugador geopolítico global”. Álvarez y Nagan participaron de un encuentro con periodistas, del que participó Página/12, en la delegación de la Unión Europea en Argentina ubicada en el barrio porteño de Retiro.

La extrema derecha avanza en Europa

El previsible ascenso de la ultraderecha en las próximas elecciones europeas abre la incógnita de cuál será realmente su influencia en la próxima legislatura, que dependerá de la fuerza de las alianzas que sean capaces de construir después de los comicios. La extrema derecha está dividida en dos bloques en el Parlamento Europeo, el de los Conservadores y Reformistas Europeos (ECR) y el de Identidad y Democracia (ID): en el primero están el español Vox; Hermanos de Italia, de la jefa del gobierno italiano Giorgia Meloni; o el polaco Ley y Justicia) y en el segundo militan la Agrupación Nacional de Marine le Pen; la Liga de Matteo Salvini; y Alternativa por Alemania (AfD).

La última proyección de Europe Elects para el sitio web Euractiv le otorga a ambos grupos 83 diputados, un crecimiento frente a los 73 que sumó ID en las elecciones de 2019 y los 62 de ECR: serían cuarta y quinta fuerza rozando los 85 escaños previstos para los liberales de Renovar Europa, que se desploma desde sus 108 escaños de 2019 pero mantendría la tercera posición. Un potencial bloque único de la extrema derecha, con 166 escaños, se quedaría cerca del grupo mayoritario, el Partido Popular, que alcanzaría ahora los 182 escaños y superaría a los habituales segundos, los socialdemócratas, que llegarían a los 134.

Las encuestas marcan un retroceso de los partidos tradicionales, sumado a una elevada abstención, que en los últimos comicios orilla entre el 40 y el 50 por ciento. Sobre ese tema Aitor Hernández-Morales, periodista del medio POLITICO, expresó: “Lo que llamamos capitalismo tardío no está funcionando. Cuando hablamos de calidad de vida, las cosas están fatales. Hay una crisis de habitación tremenda en todas partes de Europa, la inflación ha afectado mucho y luego tienes sectores estratégicos en proceso de declive”. Para Hernández-Morales, se trata de ciudadanos europeos que “están corriendo hacia los partidos más populistas porque los tradicionales no han dado soluciones hasta ahora”.

Pero no todo es color de rosa en la ultraderecha. El AfD alemán prohibió este miércoles a su principal candidato a las elecciones europeas, Maximilian Krah, asistir a los eventos de campaña, luego de unas polémicas declaraciones sobre las SS nazis. Krah aseguró al diario italiano La Reppublica que un miembro de la organización paramilitar nazi SS “no es automáticamente un criminal”. Esto provocó que la extrema derecha de Le Pen en Francia, o la Liga de Mateo Salvini, anunciaran que ya no compartirán grupo con sus aliados alemanes en el Parlamento Europeo.

Las atribuciones del Parlamento

El Parlamento Europeo es la única institución de la UE cuyos integrantes son elegidos directamente por los ciudadanos, mediante voto universal y secreto. Una vez constituido, el legislativo elige por mayoría absoluta la presidencia de la Comisión Europea y a los comisarios europeos. Su función primordial es discutir y votar proyectos de ley enviados por la Comisión, institución a la que controla. En septiembre de 2023 el número de escaños pasó de 705 a 720 para la próxima legislatura (2024-2029). El motivo fueron los cambios demográficos en la UE desde las elecciones de 2019.

Entre los principales aspectos que se deben considerar en los próximos comicios, María Victoria Álvarez enumera “los resultados por país, que puedan ser favorables o no al gobierno de turno; los resultados de las fuerzas políticas alternativas; las posibles coaliciones y alianzas al interior del Parlamento y los candidatos a la presidencia de la Comisión Europea”, que hoy es ocupada por una influyente Ursula von der Leyen, que irá por la reelección.

Fuente: Página 12

Noticias relacionadas

Deja un comentario