Cultura

UADER: Acompañar las luchas de las naciones indígenas

A propósito de la conmemoración del 12 de octubre, Día del Respeto a la Diversidad Cultural y Día de la Resistencia Indígena, desde el equipo de gestión de la UADER y desde el Programa Interculturalidad y Pueblos Originarios, se comparten mensajes alusivos.

A propósito del 12 de octubre, Día del Respeto a la Diversidad Cultural, también conmemorado como Día de la Resistencia Indígena, desde la Universidad Autónoma de Entre Ríos (UADER) queremos resaltar las acciones que venimos desarrollando en el marco de nuestro Programa Interculturalidad y Pueblos Originarios, creado en 2019 bajo la órbita de la Secretaría de Integración y Cooperación con la Comunidad y el Territorio.

Desde el mencionado espacio nos proponemos, especialmente junto a las organizaciones del Pueblo-Nación Charrúa (preexistente en el territorio de la actual provincia de Entre Ríos), contribuir con la promoción y el cumplimiento de los derechos de los pueblos indígenas, la valorización de su cultura y la descolonización de la producción académica y educativa.

Para cumplir con esos propósitos, debemos sin dudas trabajar de manera ardua y permanente no sólo en la sensibilización y el compromiso explícito con la problemática, sino más bien en la deconstrucción de prácticas y discursos en el seno de la comunidad universitaria, para la superación de perspectivas que discriminan, menosprecian, violentan o invisibilizan las cosmovisiones indígenas, sus tradiciones, sus aportes históricos y, sobre todo, las garantías que les otorga la Constitución Nacional.

Esta tarea la estamos emprendiendo en la UADER con el mismo énfasis que abordamos muchas de las problemáticas sociales que requieren su urgente abordaje, como las de género y prevención de la violencia sexista. La interculturalidad es una deuda que no caduca.

Poder incorporar de un modo más activo a la vida universitaria, las voces, las inquietudes y los reclamos históricos de los pueblos originarios (que ya están insertos en nuestras carreras y otros espacios extracurriculares), es un desafío que asumimos como gestión institucional, pero que requiere del involucramiento y la convicción de todos los claustros.

El acompañamiento a las luchas de las naciones indígenas debemos hacerlo respetando sus historias, sus palabras, sus conocimientos; vinculándonos desde este presente complejo en el que los pueblos originarios, como tantos otros pero quizás más, padecen la exclusión, la pobreza, la violencia de género y la falta de garantías para acceder a salud y educación de calidad.

Un tiempo para hacer memoria

El 12 de octubre lo conmemoramos como Día del Respecto a la Diversidad Cultural hace unos cuantos años. Sin embargo, olvidamos que es la conmemoración de un hito de muerte y destrucción que «inaugura» para la sociedad europea lo que hoy conocemos como el continente americano. Es importante tener presente esta situación, no invisibilizarla, ya que es el reconocimiento del asesinato de miles de indígenas y la opresión cultural sobre la que se construyen los estados.

Desde las poblaciones originarias, en estos tiempos de pandemia, nos reinventamos, resurgimos y nos sostenemos desde nuestras dificultades y necesidades, pero también con el poder para resurgir desde nuestras latencias milenarias. Sentimos recordar que sobrevivimos y renacemos desde hace más de 600 años, de generación en generación. No es la primera calamidad que azota nuestras poblaciones. Sabemos de resistir, de sobrevivir, nos apoyamos entre nosotros y caminamos.

Estos tiempos son para hacer memoria, para pensar en lo que hacemos, lo que hicimos, parar un momento y permitirnos escuchar desde nuestra cosmovisión. Recordamos cada año esta fecha, rememoramos a los ancestros y su fuerza para revivir en nosotros.

Noticias relacionadas

Deja un comentario