Uruguay se ubica en los primeros lugares de América Latina en inclusión financiera

COMPARTIR

Desde 2015 se emitieron 1,3 millones de instrumentos de dinero electrónico y 850.000 tarjetas de débito. Asimismo, 31.000 mipymes accedieron a servicios bancarios y la cantidad de dispositivos para el cobro por débito (POS) aumentó, de 13.157 a 68.926. Estos son algunos de los aspectos que autoridades de Economía y Finanzas destacaron en Paysandú como logros del proceso de inclusión financiera.

El informe publicado en la página web del Ministerio de Economía destaca que el coordinador del Programa de Inclusión Financiera, Martín Vallcorba, y el integrante del programa, Ariel Cancio, expusieron los avances frente a emprendedores del Centro de Competitividad Empresarial de Paysandú.

Ariel Cancio destacó el acceso universal a servicios del sistema financiero sin costo y de acuerdo a las necesidades de los usuarios. Destacó la emisión de 1,3 millones de instrumentos de dinero electrónico y de 850.000 nuevas tarjetas de débito. Añadió que 31.000 mipymes accedieron a servicios bancarios, de las cuales 28.000 son microempresas.

También informó que la cantidad de terminales para el cobro por débito, denominados POS, aumentó de 13.157, en 2011, a 68.926, en 2019, y que la relación entre el uso de tarjetas de débito y crédito varió, de 10 % a 180 %, en los últimos cinco años. “Uruguay en un corto período de tiempo logró ubicarse entre los primeros lugares de América Latina en avances referentes a la inclusión financiera”, afirmó.

Otros avances que enumeró en relación a estas empresas fueron los siguientes: mayor transparencia para los consumidores, beneficios como la rebaja de cuatro puntos de IVA con tarjetas de débito, exoneraciones tributarias en el marco de las acciones de promoción del turismo y reducción de aranceles máximos, que variaron, de 7 % a 1,3 %, en las tarjetas de débito, lo que redujo las diferencias entre grandes superficies y pequeños comerciantes.

También valoró la reducción a 24 horas hábiles los cobros de los comercios por las ventas que realizan a través de tarjetas de débito.Las modificaciones en el régimen de retenciones, la definición de un régimen de transición para facilitar la formalización plena de los pequeños comercios, la reducción del costo del arrendamiento del POS y subsidios para empresas que facturen hasta 4 millones de unidades indexadas al año, los beneficios fiscales para facilitar la incorporación de sistemas de facturación (con factura electrónica).

Dijo que el encuentro también fue propicio para aclarar algunos conceptos que se han difundido equivocadamente acerca de la inclusión financiera. En ese sentido, sostuvo que el pago de salarios y honorarios en el medio rural y en localidades de hasta 2.000 habitantes no está alcanzado por las disposiciones de la ley, por lo cual puede realizarse en efectivo, que los comercios no están obligados a aceptar medios de pago electrónicos, que las personas tampoco están obligadas a utilizar estos medios de pago.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *