Destacadas Salto Sociedad

El Club Remeros Salto donó a la intendencia 20 contenedores de residuos

El Club Remeros Salto entregó a la Intendencia de Salto 20 contenedores de residuos que serán ubicados en la zona de influencia de la institución. La entrega forma parte del compromiso social de esa institución, que actualmente se encuentra abocada a la construcción de un edificio multiuso con canchas de tenis, pádel y un gimnasio de última generación en la zona del viejo astillero, con entrada por calle Charrúa.

El presidente del club, Ing. Antonio Monteiro, informó que se ocupará un espacio de ocho mil metros cuadrados en varios padrones, y para concretar esta iniciativa se viene realizando el relleno a fin de minimizar a futuro los riesgos de inundaciones. Próximamente comenzarán los trabajos y se espera que sobre fin de año la nueva estructura sea una realidad.

El intendente de Salto, Dr. Andrés Lima, elogió a la institución por su trabajo constante y sus proyectos innovadores, agregando que se trata de una de las entidades más pujantes de Salto y el país. Lima agregó que desde el área de Ordenamiento Territorial de la Intendencia contarán con la mejor disposición y el apoyo para viabilizar las autorizaciones y permisos que permitan la concreción de esta obra. Lima también agradeció la donación de los contenedores que, señaló, apuntan al compromiso de trabajar por una ciudad más limpia.

El Club Remeros Salto es una Institución de 105 años de vida, formada por 5300 socios, y ubicado en Rambla Costanera Norte y calle Belén de la ciudad de Salto. Es uno de los centros más importantes del país, ya que cuenta con una infraestructura de primer nivel, donde se destacan tres canchas de tenis, tres de paddle, dos canchas de baby fútbol, gimnasio de basketball cerrado, piscina climatizada, cuatro piscinas exteriores y una calidad edilicia envidiable.

El 12 de octubre de 2021, el histórico Club celebró 105 años de vida institucional.
  • Historia del Club

El puerto de Salto está custodiado por pequeñas abras de dos arroyos que desembocan a unos metros de su emplazamiento. Llamados el Sauzal y el Ceibal, forman una geografía muy particular con las vueltas del río mayor. En las riberas los niveles suben y bajan debido a ciclos impredecibles. En ese ambiente, el 12 de octubre de 1916, un grupo de amantes de las aguas y de los deportes, en especial el remo, fundaron el Club Remeros Salto.

Durante algún tiempo tuvieron una especie de ranchada en la costa, para más adelante adquirir un barco llamado “Francisco Nadal”, lo estacionaron al norte del arroyo Sauzal y lo convirtieron en su sede, la llamada época del río. Un temporal en mayo del 32 arrasó con aquella sede. Quedaron solamente una decenas de socios pero empeñados hasta el máximo lograron adquirir otro barco en el cual guardaban en sus bodegas los botes de competición y paseo; en su nivel primario una pequeña cantina y los vestuarios de hombres y damas. En una plataforma superior un salón de fiestas con piano y todo. Se conectaba con la costa por una pasarela de tanques que sostenían tablas y entre la ribera y la sede, se formó una cancha de natación y waterpolo.

El Club había comprado terrenos sobre la costa y fue en esos tiempos que al cerrarse el Salto Lawn Tennis fundado por los ingleses del ferrocarril, los amantes de ese deporte lograron que el Club los incluyera y se construyeron las primeras canchas de ese tenis. Empezaba la época de la costa.

Llegada la década de los 40, se comprendió que el Club necesitaba crecer. El 1 de setiembre de 1947 se colocó la piedra fundacional de su actual sede, centro de la vida deportiva y social de la institución.

Luego, en los 50 se construyeron una pileta abierta y luego una cerrada. La natación alcanzó un desarrollo extraordinario. También el tenis, la motonáutica, el ejercicio aeróbico y la institución siguió aumentando sus actividades.

El Club Remeros Salto se ha convertido en el primer Club Termal de América del Sur, al perforar en su terreno un pozo que saca aguas del acuífero Guaraní, una de las mayores reservas de agua dulce del mundo. La temperatura natural con que emergen lo ha instalado como una atracción turística de trascendencia, con varias piletas más y toda el agua de procedencia termal.

Se llega a los 90 años con una masa social de 4.000 socios, con practica de numerosos deportes, un plantel de funcionarios, incluidos los docentes, de más de 50 personas.

Los nuevos tiempos hicieron crecer la práctica del tenis y a perfeccionar su nivel, fruto de lo cual resultó la aparición de un jugador de nivel internacional: Federico Dondo, que llegó a integrar el equipo nacional. Hoy, el número Uno de Uruguay es Pablo Cuevas, surgido en estas canchas.

Fuente: Club Remeros Salto | Intendencia

Noticias relacionadas

Deja un comentario